Perros que comen el pienso muy rápido. Consejos.

Hoy vamos a hablar sobre un problema muy común entre los propietarios de perros: el perro come el pienso muy rápido. Puede parecer un tema sin importancia pero en realidad no es así. Comer demasiado rápido puede causar todo tipo de trastornos digestivos en el perro.

Hay muchos perros que tienen un apetito voraz y vacían sus comederos en unos pocos segundos.

Vamos a hablar de los problemas digestivos que causan al perro comer muy rápido.

En primer lugar, es cierto que el perro no tiene un masticar tanto su comida como nosotros la nuestra, por lo general mastica dos veces el pienso y a continuación se lo traga. Pero si come muy rápido,  el proceso digestivo no se inicia correctamente y a la larga esto provoca regurgitación y vómito. Los vómitos de vez en cuando en los perros no es algo para preocuparse, sin embargo, cuando el vómito en el perro llega a ser demasiado frecuente, el revestimiento del estómago se irrita y puede dar lugar a una gastritis crónica.

SONY DSC

Además, comer tan rápido no garantiza al perro la sensación de saciedad.

Una digestión mal hecha puede provocar en nuestro perro flatulencias, distensión abdominal y cólicos.

Volviendo a un punto de vista educativo, es evidente que un perro que come tan rápido no sólo tiene  hambre, sino también un trastorno relacionado con la ansiedad. Tal vez de cachorro  era parte de una camada grande y tuvo que luchar por la comida, o tal vez la razón es que pasó hambre en algún momento anterior de su vida, pero el punto es que toda esta ansiedad y agitación en la alimentación no significa que sea correcto.

¿Cómo debemos actuar en estos casos? Desde piensoparaperros.online recomiendan, en primer lugar, a aprender a administrar correctamente el pienso a nuestro perro. Si tengo un perro ansioso, es mejor prepararle la comida, normalmente el pienso para perros, cuando no esté presente, ya que el perro sabe que va a comer y lo único que conseguiremos será que se excite todavía más. Es mejor preparar la comida de nuestro perro en silencio sin que él esté delante.

Hay que darle de comer al perro cuando está tranquilo y sumiso, no cuando está nervioso, lloriqueando y saltando para alcanzar el cuenco, ya que no es que el perro esté feliz sino que es la ansiedad.

Cuando el perro está sentado y tranquilo, entonces le puedes dar de comer. Le dejamos unos diez minutos el cuenco para que coma y después de lo retiramos, haré lo que sea, y luego volver a recoger el cuenco.

Si nos damos cuenta de que nuestro perro aspira las croquetas de pienso, sin masticarlas, el truco consiste en esparcirlas en un recipiente muy amplio, con el fin de asegurarse de que el perro esté obligado a moverse para comer las croquetas, lo que ralentiza la ingesta del pienso. Que el perro no coma muy rápido también tiene como objetivo evitar cualquier riesgo de torsión de estómago, especialmente en los perros grandes. También podemos mezclar el pienso con  pequeños trozos de zanahoria, para que el perro se vea obligado a devorarlos y pierda un poco de tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.